Cómo ayudar al cuerpo a depurar los excesos

Durante las vacaciones se suelen cometer excesos o desórdenes alimentarios ¡tené en cuenta estos consejos para retomar una rutina saludable!

La Navidad ya se ha ido y el Nuevo Año acaba de comenzar, la vuelta de las vacaciones deja también su impronta, es que en estas fechas los horarios de comida se alteran, se come demás y se consume alcohol también de manera no habitual. Todas las situaciones que son normales para el organismo, se ven alteradas.

Si todavía sentís los efectos del exceso lo mejor es, seguir algunos consejos útiles para darle al estómago y al organismo en general, un merecido descanso. De esta manera se recupera el bienestar, se renuevan las energías y se logra retomar el equilibrio de una rutina saludable.

Recuperar los hábitos saludables

Los mejores alimentos para quemar los contenidos de alcohol son los que contienen fructosa, como es el caso de la miel. Pistachos, nueces y almendras son igualmente buenos para que las proteínas y las vitaminas nivelen la energía del cuerpo y alivien el malestar.

El consumo de alcohol, por lo general, reduce los niveles de sodio y potasio en el cuerpo, por eso lo mejor es incorporar legumbres, verduras y pescados, además de ser cuidadoso con lo que se come. Una buena idea es preparar comidas light, no sólo no abundantes sino también livianas, esto principalmente en verano, ya que la digestión será más fácil y el cuerpo se sentirá aliviado.

Para recuperarse de la indigestión, donde los síntomas más comunes son dolores de cabeza y musculares, sed, descompostura estomacal, náuseas y hasta vómitos, estos consejos pueden ser muy útiles:

  • Tomar agua: para combatir el malestar producto del exceso de alcohol también es clave tomar agua (de ser posible, dos litros), precisamente por la deshidratación que produce su ingesta. También porque el agua ayuda a eliminar las toxinas.
  • Dormir: lo ideal es pasar un buen rato en la cama. A nivel biológico, el cuerpo necesita metabolizar el consumo extra de bebida y comida, y para eso nada mejor que dormir.
  • Evitar los remedios: es común que se recomiende tomar una aspirina o algún protector hepático, sin embargo se considera que la mezcla de alcohol y ese medicamento no conducen por buen camino.
  • Un buen baño o ducha caliente: además de relajar, al subir la temperatura corporal, un baño ayuda también a metabolizar más rápido. Eso sí, no hay que dejar de tomar agua porque podría provocar mayor deshidratación.
  • Ejercicios: moverse mucho más a pesar del calor. Elegir caminar o ir en bicicleta para usar menos el auto, hacer una actividad física que se disfrute, preferiblemente un deporte.

Nuestro mejor consejo es volver cuanto antes a la rutina en cuanto a horarios de comida, tamaño de las porciones y aquellos hábitos saludables como el ejercicio. También se pueden incorporar suplementos naturales como el jarabe de áloe, el cual tiene propiedades tónicas, aperitivas, digestivas y colagogas.

 

Fuentes: imujer.com, guioteca.com