Cómo mantener la salud de la piel en invierno

Aunque la genética, las cremas e incluso la cirugía pueden hacer mucho, el consumo de antioxidantes suma mucho más.

Algunos alimentos contienen componentes bioactivos que protegen tus células de la oxidación. Gracias a ellos, la piel se vuelve más joven, tersa y luminosa, y los tejidos de todo el cuerpo se ven beneficiados. Si se incorpora alguno de estos productos a la dieta diaria es posible frenar la aparición de arrugas, más evidentes cuando la piel se reseca por el viento y el frío de esta temporada.

Té verde. Contiene altos niveles de polifenoles y otros compuestos con propiedades preventivas del desarrollo tumoral. También es recomendado para prevenir las enfermedades cardíacas y del hígado.

Brócoli. Su alto contenido en beta-carotenos, isocianatos y vitamina C protege frente a los radicales libres, que son la causa de los procesos de envejecimiento.

Palta. Es un potente superalimento. Rico en luteína, zeaxantina y vitamina E (tocoferol). Disminuye el estrés oxidativo y crea un ambiente celular más saludable.

Uvas rojas. En ellas se encuentra con mayor presencia una sustancia llamada resveratrol, un compuesto que estimula el sistema inmune innato del cuerpo.

Particularmente el resveratrol es un potente antioxidante que, de acuerdo a recientes investigaciones en el campo medicinal, en sinergia con otros componentes del organismo están implicados también en la función inmune. Y se catalogan como protectores de las enfermedades de envejecimiento, gracias a su participación en la prevención de enfermedades del adulto mayor, como Alzheimer, diabetes, síndrome metabólico, dislipidemias (colesterol elevado), Parkinson y disminución auditiva y visual, entre otras.

Existen evidencias de los beneficios que señalan la acción del resverastrol en contacto directo con los tumores de la piel.

De la misma manera, es clave en su capacidad para combatir las infecciones bacterianas, y su respuesta inmune natural es especialmente importante ya que muchos antibióticos pierden cada vez más su eficacia.

Gracias a los numerosos estudios científicos sobre la temática, pueden conocerse cada vez más lo beneficios naturales que tiene sobre el organismo una dieta natural y balanceada. Y es preciso profundizar investigaciones que contribuyan al desarrollo de compuestos naturales para ofrecer una respuesta alternativa a las afecciones diarias.

Antioxidante

Un antioxidante es una sustancia que previene o demora el daño molecular producido por un radical libre, es decir, por aquellos átomos o moléculas que dañan la estructura de las células, y que se generan debido al estrés, la mala calidad de la dieta diaria, el humo del tabaco, las radiaciones ultravioletas, los herbicidas, entre otros factores.

Una fuente de este tipo de antioxidantes, pueden ser los suplementos naturales como el caso de los que aportan Vitaminas y Minerales con extracto de semillas de uva.

 

Fuente: medicosconsultores.com