Cómo perder grasas más rápido

Para perder peso la clave está en acelerar el metabolismo con hábitos saludables para el organismo que son muy sencillos y fáciles de incorporar a la rutina.

En la cuestión de la pérdida de peso y la reducción de medidas, intervienen muchos factores pero lo que en general se ve implicado es el metabolismo. Se trata básicamente de la manera en que el cuerpo procesa los alimentos. Un metabolismo lento hará que las grasas se acumulen, y sucederá lo contrario cuando éste sea más acelerado. Se trata de una cuestión natural que a través de los hábitos es posible modificar.

Si el objetivo es bajar de peso, hay maneras eficaces de acelerar el metabolismo para perder kilos más fácilmente. Estas son algunas claves que pueden ayudar:

Consumir más té: nuevas investigaciones indican que el antioxidante presente en algunos tés funciona como un potenciador para que el organismo queme más grasas. En efecto, un estudio mostró que las mujeres que consumían una taza de té verde al día incrementaban el ritmo de su metabolismo en un 10%.

Usar las pesas: según especialistas, existen estudios que muestran cambios significativos cuando el entrenamiento es un 60% anaeróbico o de fuerza y un 40% aeróbico. Después de diez semanas de hacer un circuito de fuerza básico, el metabolismo basal se incrementará en un 6%, lo que implica que vas a quemar entre 75 y 100 calorías más por día.

Sumar proteínas: las proteínas son verdaderas antorchas quema-calorías, primero, porque para digerirlas tu organismo tiene que hacer un esfuerzo extra del que necesita para procesar grasas. Además ayuda a mantener la masa muscular, y cuanto mayor es la masa más rápido actúa el metabolismo. Y por si fuera poco, ingerirlas permite absorber el azúcar más lentamente, por lo que los niveles de glucosa no se disparan después de comer algo dulce. Lo recomendado es que el 30% de las calorías diarias provengan de alimentos proteicos, como carne, pollo, leche, yogur, huevos, nueces y arvejas.

Desayuno energético: luego de una larga noche de sueño, el metabolismo se estanca y necesita un desayuno nutritivo para ponerse en marcha. Eso no significa comer cualquier cosa, sino lo que el cuerpo realmente necesita. Para esto, los grupos de alimentos que no deben faltar son los lácteos, los cereales y las frutas. Todo en la  proporción de 50% de carbohidratos, 30% de proteínas y 20% de grasa. Para cumplir con esta regla, no se trata de tener tiempo, con sólo tener en casa pan integral, queso descremado, nueces y jugo de fruta quedan cubiertas estas necesidades.

Comer seguido pero menos cantidad: la clave para perder kilos no pasa por reducir drásticamente la ingesta diaria de calorías. De hecho cuando el cuerpo nota que se le quita la comida, entra en “modo escasez” y, con el fin de evitar que pueda pasar hambre, comienza a cuidar sus reservas de grasa. Para eso, el metabolismo se hace más lento. Lo que hay que hacer es fraccionar la dieta en cinco o seis comidas diarias, para evitar el aumento de la termogénesis inducida por los alimentos. El secreto consiste, por lo tanto, en comer menos y más seguido para mantener activo al metabolismo y quemar más calorías, manteniendo la energía sin pasar hambre.

Entrenar con intervalos: la rutina de ejercicios deberá combinar ejercicios de alto esfuerzo cardiaco, con otros más relajados como el trote suave, ya que el entrenamiento en intervalos activa el metabolismo más que los ejercicios de alto impacto por sí solos. El consejo de especialistas es cambiar cuatro veces la intensidad del entrenamiento a lo largo de media hora.

Ayudar al metabolismo

Lo fundamental para una pérdida de peso sana es una buena dieta, rica en nutrientes, y el ejercicio físico, pero si de metabolismo se trata pueden combinarse suplementos naturales que contribuyen a su aceleración y la consecuente eliminación de grasas en el organismo. Como es el caso de la línea de adelgazantes REDUCTASE TÉ VERDE Y NARANJA AMARGA que gracias a su combinación de propiedades se convierte en un aliado en la lucha contra los kilos de más. Su fórmula combina L-tirosona, un aminoácido precursor de moléculas que acentúan el metabolismo de las grasas, las propiedades del té verde y de la cáscara de naranja amarga, que tiene sinefrina, un componente capaz de actuar sobre los receptores adrenérgicos que son los responsables de activar la lipolisis e incrementar la termogénesis.

Fuente: vidasanaweb.com.ar