Conocé cómo identificar la hipertensión y tratarla naturalmente

Identificar cuándo la hipertensión es un problema es cuestión de un seguimiento médico, contribuir para que disminuya es algo que se puede hacer de una manera natural y cotidiana. Estos son los aliados que deberías empezar a consumir con más frecuencia.

Lo primordial para considerar un problema relacionado con la presión arterial, es entender de qué se trata y por qué es importante no dejarla de lado en los chequeos médicos o a la hora de evaluar síntomas eventuales. Específicamente, la hipertensión es la que nos preocupa por sus graves consecuencias para el organismo y las secuelas que podría tener si se escapa de los parámetros esperables.

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre, impulsada por el corazón, contra las paredes de las arterias. Se mide con el tensiómetro que arroja dos números, el más alto representa la presión sistólica y el más bajo es la diastólica. Y la unidad de medida es milímetros de mercurio (mm Hg) y se representa, por ejemplo en lo que se considera una presión normal: 120/80 mm Hg. De acuerdo a la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) y la Academia Americana de Cardiología (American College of Cardiology), indican que si los valores están por arriba o debajo de estos valores, debe considerarse una anomalía que necesita asistencia médica inmediata.

¿Cómo saber si se sufre de hipertensión?

Es difícil a menos que sea mediante chequeos médicos regulares, ya que en general, la presión sanguínea elevada o presión arterial alta no causa síntomas, por eso muchos la llaman el “asesino silencioso”. El médico orientará la situación, pero en caso de que adviertas síntomas, éstos pueden ser:

  • Dolores de cabeza.
  • Zumbido en los oídos.
  • Mareos.
  • Cansancio.

¿Y si el diagnóstico médico es positivo?

Es imprescindible comenzar cuanto antes un plan para controlarla. Éste por lo general incluye cambios en el estilo de vida (dieta, ejercicios), y un tratamiento específico para prevenir daño a órganos importantes. Dejar que la presión se dispare, puede traer graves consecuencias para la salud como: accidentes cerebrovasculares (ACV), trombosis, parálisis facial y hasta un infarto fulminante al miocardio.

Algunas cosas que podés hacer para contrarrestarlo y mantener tu presión arterial en la medida de la buena salud, son:

  • hacer ejercicios aeróbicos regularmente.
  • limitar el consumo de sal y bebidas alcohólicas
  • llevar una dieta rica en frutas y verduras, y baja en grasas saturadas
  • no fumar
  • mantener un peso saludable (según tu edad, contextura física y rutinas).

Remedios naturales

Entre otras de las cosas que podés incorporar a la rutina o nuevos hábitos, estos alimentos que contribuyen a la reducción de la tensión arterial:

  1. Jugo de limón y perejil: tienen propiedades excepcionales como portadores de vitamina C y capacidad diurética. Características ideales para combatir las toxinas y agentes que se acumulan por el almacenamiento de líquidos, una herramienta ideal para la depuración asegurada y natural para el cuerpo.
  2. El ajo: considerado sumamente útil para tratar un sinfín de patologías médicas y nutricionales. Y en este caso sus propiedades aportan el beneficio de la dilatación de las arterias al tiempo que ayuda en la prevención de la formación de trombos.

Si el ajo no es lo tuyo, te recomendamos que pruebes con AJOLIP el suplemento natural que concentra lo mejor del ajo, principalmente sus propiedades benéficas para la salud cardiovascular.

  1. Aceite de oliva: funciona como un regulador natural dentro del cuerpo ya que ayuda a evitar la oxidación de las células y a reducir el colesterol.
Fuente: mejorconsalud.com