Consejos de protección solar según el deporte que practiques

El cambio de estación al verano, nos obliga a aumentar la protección del sol al aire libre. Pero si es por practicar deportes, tené en cuenta estos consejos de especialistas.

La exposición al sol tiene una estrecha relación con la mayoría de los deportes. Por eso debemos tener presentes algunos cuidados indispensables a la hora de realizarlos. Así lo aconseja la Sociedad Argentina de Dermatología.

Riesgos de la exposición: tené en cuenta que aunque cualquier persona puede contraer cáncer de piel, son más vulnerables aquellas que están expuestas al sol permanentemente. La actividad deportiva implica a menudo la exposición a este riesgo.

Deportes en los chicos: por lo general la actividad deportiva se desarrolla especialmente en la niñez y adolescencia, y es justamente en ese período cuando el cuerpo recibe la mayor parte del total de sol de nuestra vida.

Cubrir la mayor parte de la piel con ropas adecuadas: lo recomendable es usar remeras (preferentemente de mangas largas), anteojos (con protección UV certificado), sombreros de ala ancha o gorras con visera y un protector solar de media a alta graduación.

El sol puede penetrar a través de las ropas de verano, en especial si está mojada o si la trama del tejido es abierta, tenelo en cuenta.

Buscá siempre la sombra (para caminatas o juegos al aire libre), y no te descuides del reflejo del sol sobre las superficies como el agua, arena, asfalto y nieve. Y aún en la sombra, usá protección solar.

Respetá horarios: evitá realizar deportes al aire libre entre las 10 y las 16.30, ya que la radiación UV es la más intensa.

En deportes acuáticos con mucha exposición: es muy útil contar con un traje de agua que actúe como una pantalla total. Como las de neopreno que son muy livianas, no dan calor ni retienen agua. Son las que utilizan los nadadores de competición y surfistas. Éstas representan una excelente barrera mecánica frente al sol.

El protector solar debe aplicarse cada vez que se sale del agua. O cada dos horas si la actividad es intensa y transpiramos.

El vidrio de los autos sólo bloquea los rayos UVB, pero no los UVA. Hay que usar protector si estaremos en un auto por largo tiempo.

Es importante saber a qué altura del nivel del mar nos encontramos. Por cada 200 metros que se asciende, se incrementa en un 5% el efecto de la radiación UV. Por lo tanto, el cuidado debe ser mayor al realizar andinismo que en lugares como la costa.

Anteojos de sol debemos elegir aquellos con bloqueadores de rayos ultravioleta-A y B (UVA-UVB). Y deben tener filtro UV certificado.

 

Fuente: revistabuenasalud.com