Consejos para superar las tentaciones

La alimentación calórica del invierno siempre resulta una tentación pero, cuidado, porque puede llevar a  una carrera hacia  los kilos de más. Cuídate y contrólate  con estos tips.

¿Cómo superar la tentación de comer alimentos que te gustan pero que se suman a tus caderas o zona abdominal? Ya sea por razones estéticas o diferentes condiciones de salud (como cuando el médico te dice que elijas alimentos bajos en grasas o que no le agregues sal a las comidas) cualquier persona que se preocupe por seguir una alimentación saludable o que quiera bajar de peso tendrá que superar la tentación de comer algunos alimentos y esos menús que aunque muy apetecibles es necesario moderar.

Cuidarse, puede ser una tarea difícil, por eso aquí te damos algunas recomendaciones para reforzar tu motivación y no dejarte llevar por los antojos.

Una cuestión cultural

Lo que resulta exquisito de ese “manjar” que imaginariamente ya disfrutás, saboreándolo en tu boca, es  parte de la cultura del consumo, es decir de lo que estás acostumbrado. Algunos estudios demuestran que, en general, se desea lo que se está acostumbrado a comer.

Cuando empezás a adquirir otro tipo de hábitos, hacés de ese modo cultural de consumir alimentos, algo muy distinto. Podés percibir lo que antes te parecía tan insípido, como una milanesa de soja, como un verdadero manjar. Hasta incluso puede que esa comida que antes te gustaba tanto, después de cambiar tus costumbres, no sólo te provoque rechazo sino que además es muy probable que hasta te caiga pesado o mal a tu organismo.

Mantener la motivación y superar la tentación puede resultar una tarea muy difícil, que tiene que ver no sólo con tus hábitos sino también con tu estado de ánimo y el contexto que te rodea. Te tientan las fiestas, las reuniones con amigos, o acaso te es imposible no acompañar una película con chocolates, o “desear” un postre después de comer.

En síntesis: a la hora de comer y armar el menú del día, son muchos los factores que entran en juego. ¿Pero cómo hacer? Estas son algunas recomendaciones que pueden darte la motivación que necesitás para ayudarte a quitar de tu mente esos deseos incontrolables de comer lo que no debes.

  1. Claro como el agua

Cada vez que sientas la tentación, tomá uno o dos vasos de agua: te da sensación de saciedad y alivia los deseos. Si el agua no es suficiente, probá acompañarla comiendo sólo un puñado (no más de 30 gr.) de frutos secos (nueces, almendras o maní).

  1. ¡Liberate!

Eliminá de tu alacena o heladera eso que no debés comer, así te será más fácil evitarlos.

  1. Imaginá

Es posible que la tentación desaparezca si te imaginás comiendo eso que tanto deseas cuando en realidad lo que está en tu boca es algo saludable. Otra opción es pensar en paisajes y hasta en diferentes aromas para desviar tu mente hacia otras sensaciones.

  1. Movete

Antes de ir hacia la alacena o heladera, salí a correr, caminar, saltar, subir y bajar escaleras o cualquier tipo de ejercicio. Si la actividad física no funciona, buscá algún modo de distraer tu mente. Por ejemplo: llamá a un amigo, escuchá música o salí a hacer, o resolver, algún pendiente.

  1. Re-la-ja-te

El estrés y las tensiones pueden atentar contra tu buena voluntad y hacerte caer en la tentación. Aprendé a controlar tus nervios (podes ayudarte con técnicas de relajación, respiración, meditación o visualizaciones). La fatiga y el cansancio también pueden hacer que quieras comer más. Tratá de dormir bien por las noches y, si puedes, no está de más que tomes una breve siesta para recuperar energías.

  1. Cambiá

A veces puede ser útil que modifiques tus rutinas. Por ejemplo, pasar frente a una panadería que vende delicias irresistibles, mejor elegí otro camino y evitalo.

  1. ¡Date el gusto!

Evitar siempre los alimentos que tanto deseás puede llevarte a un extremo y aumentar la tentación y cuando no aguantes el efecto será peor. Por eso una o dos veces por mes, permitite ese gustito, pero tratá de que sólo sea una porción pequeña.

Descubrí también nuestra línea de adelgazantes, Reductase en sus varias opciones y Fucus, para ayudar a complementar una  nutrición saludable. La idea no es reprimirte sino aprender a distinguir entre los alimentos saludables y apropiados para tu salud, y los que no lo son. ¡Anímate! La motivación y tu forma de pensar en la comida son muy importantes para el éxito.

Fuente: vidaysalud.com