¿Cuánto tiempo se necesita para volver a estar en forma?

Con el advenimiento de la primavera florecen las preocupaciones por el estado físico, pero es necesario que respetes los tiempos de tu cuerpo. Mirá qué debés tener en cuenta.

De acuerdo a los entrenadores, un plan de 90 días debiera ser un tiempo suficiente para lograr volver a un estado físico saludable luego de meses de haber reemplazado el gimnasio por películas bajo la manta. Pero, debe ser,  bajo una estricta disciplina y regularidad, para poner a tono silueta y musculatura.

Algunos monitores de fitness se decantan por la teoría de que alguien que suele realizar ejercicio dos o tres veces por semana percibe un notable deterioro en su forma física después de cuatro semanas de inactividad.

Sin embargo, otros expertos, desde un plano médico, aseguran que es imposible dar plazos fijos, puesto que no todo el mundo gana o pierde esa condición física a la misma velocidad, ni esa pérdida o ganancia afecta por igual a todas las capacidades. Depende de la actividad, los años de práctica, la genética, etc.

Independientemente del debate sobre estas posturas, lo que está claro es que ciertas capacidades físicas disminuirán si no se trabajan. Y te das cuenta con las señales que tu propio cuerpo te indica, sólo que hay que reconocerlas para actuar no sólo por el bikini sino también por un cuerpo sano.

Detectar la señal de alarma

El primer síntoma de que te estás “oxidando” de no hacer nada, se refleja en el sistema cardiovascular, se incrementa la frecuencia cardíaca ante esfuerzos relativamente ligeros. Como en mitad de una cuesta, o después de subir las escaleras hasta un tercer piso. Y el segundo,  más visible que también sufre las consecuencias: los músculos. Más precisamente los relacionados con la fuerza.

¿Perder músculo engorda?

Depende. La masa muscular está completamente ligada al metabolismo (y a más músculo, más necesidad calórica). Por lo tanto, se gastan menos calorías en reposo y se acumulan en forma de grasa. Es decir que, si la rutina cambia radicalmente y se sustituye el ejercicio por el sedentarismo, sin modificar la dieta, entonces sí.

Sin prisa, pero sin pausa

Si pasaste entre 4 y 8 semanas sin ejercicio y no modificaste tu dieta, podríamos decir que tu condición física ya no es lo que era. De acuerdo a algunos entrenadores, cuando el objetivo es recuperar la forma después de un tiempo sin ejercitar, el consejo fundamental es tener paciencia. Esto, y llevar una progresión en el entrenamiento.

Lo primero tiene que ver con el estado mental y tu capacidad para controlar tu ansiedad o desgano. Lo segundo depende más del entrenador, quien deberá guiarte en una actividad que pueda ir graduando, en función de cada objetivo, intensidad y dedicación diaria que puedes darle. Así tu cuerpo podrá con el desafío sin arriesgarse a caer en una lesión. Así, si por ejemplo eras de los que van al gimnasio todos los días, tendrás que aceptar que en estos nuevos inicios tu cuerpo va a responder mejor y con más seguridad si se comienza poco a poco: dos días a la semana. La máxima en esta etapa es ¨sin prisas, pero sin pausa¨.

El tiempo necesario para recuperar de nuevo la forma, dependerá de muchos factores, así como también la intensidad y frecuencia con las que podremos empezar a realizar actividad. Es obvio que a más tiempo de inactividad, mayor será el tiempo de recuperación. ¿Una aproximación? Por 4 meses de no hacer nada, 3 semanas de trabajo, aproximadamente.

Podés también potenciar el rendimiento de tu cuerpo, además de con la dieta adecuada, con los suplementos ideales como acompañantes de este tipo de planes. En este caso, REDUCTASE-CLA resulta una excelente recomendación para complementar la dieta. Y para lo que es más difícil de lograr, CENTELLA ASIÁTICA te ayudará con la celulitis.

No pienses sólo en el bikini, expandí tu cerebro

Esto, obviamente, no es igual para todos. Y mucho depende del tipo de persona y entrenamiento previo que tengas. Pero es necesario ampliar los horizontes y pensar en el deporte no sólo como un entrenamiento para perfeccionar parámetros estéticos,  sino como un método de positivismo personal.

Especialistas sostienen, tras arduas investigaciones, que 30 minutos diarios de actividad intensa son suficientes para generar cambios positivos en el cerebro, mejorar su estimulación y su plasticidad. ¿Quién no tiene media hora al día?

Fuente: elpais.com