Descubrí  los beneficios de la Centella Asiática

En el resumen de sus beneficios se encuentran propiedades para el tratamiento de afecciones puntuales, como así también estéticos. Conocé los efectos de esta poderosa planta.

¿Para qué sirve la centella asiática? Esta pequeña planta es usada desde hace mucho tiempo en la medicina tradicional china y es cada vez más popular en Occidente. Su nombre científico es Hydrocotile Asiática, es de origen indio y en tierras orientales es conocida como Gotu Kola.

Propiedades de la centella asiática

Tiene variadas propiedades medicinales. Éstas se deben  principalmente a los triterpenoides y saponinas, e incluyen una variedad de beneficios para tratar problemas de la piel -eczema, psoriasis, diarrea, fiebre, amenorrea, entre otros.

La centella asiática es un adaptógeno, es decir, un tónico multiuso. Esto es porque entre sus propiedades están las producidas por las saponinas, que son las responsables de la cicatrización y de producir efectos vasculares que disminuyen la producción de colágeno en esa zona. Y por esto es muy utilizada para curar lesiones en la piel, y en tratamientos estéticos.

Son muchos los beneficios que le aporta al organismo el consumo periódico de la misma, destacamos:

1- Como estimulante diario y relajante contra el estrés

Ayuda en los tratamientos contra el estrés, porque, como sedante natural, su consumo trae tranquilidad. Por esto suele recomendarse en personas  con episodios de ansiedad o nerviosismo muy graves. Además, mejora la capacidad cerebral, al favorecer la concentración y aumentar la memoria.

Está igualmente recomendada para las mujeres que padecen el Síndrome premenstrual así como también para aquellas que se sienten continuamente fatigadas o cansadas por las actividades cotidianas.

2- Contribuye a la salud del sistema circulatorio

Es un potente complemento que refuerza los vasos sanguíneos y devuelve la elasticidad a las paredes arteriales. Por esta razón también se aconseja en el tratamiento de quienes padecen presión arterial elevada, colesterol o anemia.

Gracias a sus propiedades tónicas, este complemento natural sirve para tratar cualquier dolencia relacionada a la circulación de la sangre como, por ejemplo, flebitis, piernas cansadas, várices u hormigueo.

3- Estimula el sistema linfático

Esta cualidad permite la posibilidad de excretar los desechos a través de la orina, la transpiración y las heces. Gracias a estas propiedades diuréticas suele utilizarse en tratamientos para las personas con problemas de sobrepeso, retención de líquidos o enfermedades urinarias y renales, ya que resulta muy adecuada para depurar el exceso de sustancias tóxicas o perjudiciales que se acumulan en el organismo. Es a su vez útil para excretar toxinas y quistes de grasa que se forman en las mamas.

4- Gran aporte de colágeno y elastina

Su “super-poder” es el de formar fibras de colágeno y elastina. Y es gracias a esto que sus mayores aportes pueden literalmente, verse. Su uso reduce las arrugas y estrías, combate las llagas, y está recomendada para tener uñas y cabello sanos y fuertes (y es muy buena para eliminar la caspa). Trata los granos y los forúnculos y acelera el proceso de cicatrización en operaciones.

Esta propiedad hace que se pueda retrasar el envejecimiento de la piel al ayudar en la fabricación de colágeno.

5-Celulitis y Centella Asiática

Muchos la conocen por su capacidad de reducir la celulitis. Párrafo aparte merece esta propiedad que la hace destacar entre todas las demás,  resulta entre los más efectivos de los tratamientos. Las sustancias “responsables” de convertirla en una planta anticelulítica son varias. Algunas de ellas son: los ácidos grasos, los taninos, los fitoesteroles y los mucílagos.

El tratamiento se basa en la ingesta diaria y debe ser acompañada de un plan específico para que se puedan lograr resultados. Podés encontrar Centella asiática entre nuestros suplementos naturales, y empezá a prepararte para la bikini.

Fuente: mejorconsalud.com; vix.com