El consumo de sal es la mayor causa de muertes en el mundo

3 de cada 4 infartos se pueden prevenir según las cifras de la OMS a nivel mundial. En Argentina se consume el doble de sal recomendada por este organismo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una ingesta máxima de 5 gramos de sodio diarios, lo que equivale a una cucharadita de té por día (incluyendo el que contienen los alimentos ya procesados). Pero lo que efectivamente sucede es que la mayoría de los adultos sobrepasan ese número, oscilando entre 9 a 12 gramos por día en promedio.

Las consecuencias de este consumo exagerado es la alarmante estimación de muertes anuales asociadas, que convierten a la sal, y sus consecuentes afecciones cardiovasculares, en la primera causa de mortalidad en el mundo. Afectan a tres de cada diez personas y representan el mal más común entre las "no transmisibles", con 17,5 millones de casos cada año y se espera que para el 2030 la cifra ascienda a 23,3 millones debido al incremento de la obesidad, los malos hábitos alimenticios y la vida sedentaria en la población.

Razones para quitar el salero de la mesa

Estas cifras funcionaron como base para abordar el tema y elaborar un estudio por un grupo de especialistas estadounidenses y británicos dirigidos por la Universidad Tufts de Boston, Estados Unidos y publicado en la revista médica The British Medical Journal (BMJ). El mismo reveló que con solo reducir un 10% el consumo de sal en un periodo de 10 años, se podrían evitar 2,5 millones de muertes.

Es ley

En Argentina el consumo de sal diario por persona es de 11 gramos, más del doble de lo recomendado por la OMS y, más del 34% de las personas mayores de 18 años padece hipertensión arterial. Es por eso que con el fin de reducir sus efectos en la población nacional, se estableció por decreto la promoción de la reducción del consumo de sodio en la población. La misma regula el contenido de sal utilizado para la elaboración de sustancias alimenticias.

Esta medida, no solo reduce los riesgos y baja la importante carga sanitaria que representan, sino que además cuida la salud de todos.

Consejos para evitar un infarto:

  • No fumar.

  • Controles periódicos de la presión arterial.

  • Hacer ejercicio durante al menos 30 minutos, mínimo día por medio.

  • Mantener el peso en el rango normal.

  • Tener una dieta baja en grasas saturadas, grasas trans. y sal.

El aumento del consumo de Omega 3, también es una de las grandes ayudas para evitar afecciones cardiovasculares. Éste se obtiene del pescado de aguas profundas (caballa, atún, salmón), y también puede encontrarse en suplementos naturales como las cápsulas de Aceite de Pescado.

En todos los casos Visitar al médico para realizarse chequeos regulares es indispensable para llevar un control sobre la salud en general. Y en caso de que ya se hayan detectado antecedentes, tomar la medicación correspondiente y las medidas de salud que el especialista indique.

Cumpliendo estas pautas se podrían evitar tres de cuatro infartos sostienen los expertos.

 

Fuente: infobae.com; medicosconsultores.com; salud180.com