El secreto para estimular y mejorar la circulación

Son muchos factores que pueden influir en la retención de líquidos y afectar a la circulación en el cuerpo. Afortunadamente existen acciones preventivas y plantas naturales que se utilizan desde tiempos ancestrales, que ayudan a mejorarla.

Existen muchos factores que pueden afectar la circulación, especialmente en las extremidades, generando con esto incomodidades al caminar, dolor y diversos síntomas que condicionan la vida diaria.

Para minimizar los problemas de circulación, pueden seguirse algunos consejos:

  • Practicar una actividad física frecuente: el movimiento de los músculos promueve una buena circulación de la sangre.
  • Drenaje linfático manual: así se eliminan los excesos de líquidos mejorando la circulación natural.
  • Usar ropa cómoda: evitar trajes ajustados y disminuir el uso de zapatos de taco alto.
  • Modificar los malos hábitos: evitar fumar o ingerir alcohol frecuentemente.
  • Incrementar la actividad física: trabajar en el movimiento de brazos y piernas.
  • Mejorar la alimentación. Consumir alimentos ricos en potasio y fibra como cereales y frutos secos, y evitar el exceso de carnes.
  • Consumir frecuentemente alimentos ricos en vitamina C y E: activan la circulación (limón, naranja, kiwi, melón, espinaca, lechuga, brócoli, entre otros).
  • Un secreto infalible

    La centella asiática se ha utilizado durante miles de años en la India, China e Indonesia para curar las heridas, mejorar la claridad mental y también para el tratamiento de enfermedades de la piel como la lepra y la psoriasis. Se la conoce como la hierba rejuvenecedora más importante en la medicina ayurvédica.

    Propiedades:

  • Mejora la circulación y evita la retención de agua, por lo que se recomienda su consumo como un preventivo y tratante de la celulitis.
  • Atenúa dolores y es desinflamatoria.
  • Acelera el metabolismo lento, mejora la memoria y el sistema nervioso.
  • Recomendaciones adicionales:

  • Reducir o evitar la sal.
  • Consumir productos como el chile o ají y jengibre.
  • Incorporar ajo a la dieta diaria.
  • Consumir al menos dos litros de agua por día.
  • Al seguir las indicaciones y recomendaciones es necesario tener en cuenta que una buena alimentación, hábitos saludables y actividad física frecuente pueden generar un bienestar duradero permitiendo el buen funcionamiento de cada uno de los sistemas que componen el cuerpo.

    Fuentes: mejorconsalud.com y salud180.com