El sedentarismo: una “enfermedad” peligrosa ¡que tiene solución!

La ciencia demuestra cómo el sedentarismo y la falta de ejercicio, son tanto o más riesgosos para la salud que el tabaquismo, la diabetes o las enfermedades cardiovasculares.

Si bien no llega a ser una enfermedad, sus consecuencias para la salud y la posibilidad de un tratamiento, como LA ACTIVIDAD FÍSICA, hacen que sea posible denominarla informalmente de esa manera. Por eso, un gran número de investigadores aseguran que la falta de ejercicio acarrea consecuencias de alto factor de riesgo para la salud.

La buena noticia es que ¡nunca es tarde para EMPEZAR!

Los investigadores también aseguran en su estudio que no hay edad que no se beneficie de estar en forma: las mejoras de salud relativas al ejercicio fueron reportadas en todas las edades, tanto en hombres como en mujeres, tanto a los 40 como a los 80, los beneficios serán los mismos.

Estamos hechos para caminar y correr, nuestro cuerpo necesita estar en movimiento. Movete, es la mejor prevención.

Por eso, te damos muchas razones para comenzar a MOVERTE

-Se fortalecen y flexibilizan los músculos mejorando tu postura y aliviando dolores articulares.

-Al estar flexibles y fuertes tenemos muchas menos chances de sufrir accidentes o lesiones.

 -Se incrementa la resistencia cardiovascular y la amplitud respiratoria llegando así más sangre oxigenada a todos los tejidos de tu cuerpo retardando su envejecimiento.

-Dormimos mejor ya que se liberan tensiones que vamos acumulando en nuestro cuerpo cuando estamos estresados.

-Aumentamos nuestra energía vital respondiendo eficaz y económicamente en nuestros quehaceres diarios.

-Nos ayuda a mantener un saludable peso corporal y así evitar enfermedades metabólicas, cardiovasculares y osteoarticulares entre otras.

-Mejora nuestro estado anímico conectándonos con estados de posibilidad,  alegría y entusiasmo al saber que nos estamos auto-cuidando.

-Aumenta la autoestima al ver los logros que vamos consiguiendo.

-El ejercicio físico y mental mantienen en forma al cerebro, lo que facilita la formación de nuevas células y conexiones neuronales, reduciendo así  procesos como la demencia senil.

-Nos conectamos con otros, con la naturaleza y con nosotros mismos pudiendo habitar más el presente y desconectarnos un poco de nuestras preocupaciones.

Por eso, estar en movimiento regularmente es muy importante para vivir más años, con más salud, mejor calidad de vida y ¡más FELICES!

Fuente: vix.com