La importancia de tomarse vacaciones

No sólo es una cuestión recreativa, se trata de una necesaria interrupción a la rutina que despeja los pensamientos y relaja el cuerpo y la mente de las preocupaciones ordinarias.

La vida diaria conlleva muchas rutinas y monotonía: trabajo, familia, la casa, etc. Por eso es necesario romper los esquemas de vez en cuando y darse unos días libres, de absoluto relax y recreación.

Algunas estadísticas muestran que las personas son más felices con sus parejas y su vida profesional cuando se toman vacaciones frecuentemente. Esto se debe a que tener vacaciones rompe los esquemas y mejora el ánimo. También para aquellos que sufren desórdenes de sueño, se ha demostrado que las vacaciones son de gran ayuda debido a que logran dormir mejor.

Estar de vacaciones te permite hacer lo que más te gusta.

Podés hacer actividades al aire libre como una caminata, nadar, subir un cerro, o practicar algún deporte, lo que te hará sentir mejor anímica y físicamente.

Un cambio de lugar y de ritmo aporta grandes beneficios.

El cambio de ambiente tiende a ser un alivio cuando alguien se va de vacaciones, sabiendo que no va a tener que levantarse para preparar el desayuno, ni siquiera será necesario que se levante temprano. Esta simple idea ayuda a relajarse y a eliminar el estrés.

A veces las vacaciones que necesitamos son las de darnos un tiempo libre, sin presiones ni rutinas, por lo que ir a algún lugar donde te permitan descansar sin presiones sería lo ideal. El tomar tours programados muchas veces puede hacer que te canse más, ya que se deben cumplir horarios, levantarse temprano y viajar todo el día para lograr conocer más lugares. Aunque sea un buen objetivo, es necesario organizarse y tratar que este objetivo turístico no interrumpa el relax y el descanso.

Por esto, planificá tus vacaciones según lo que necesites: ¿querés viajar y conocer lugares turísticos? o ¿querés descansar y recargar las baterías para el resto del año?

La creatividad y las vacaciones van de la mano.

Unas buenas vacaciones ayudan a encontrarnos a nosotros mismos, que solemos perdernos en muchas ocasiones, en un lugar de la vida muy monótono, con responsabilidades y trabajo y nada más. Un buen viaje ayuda a que te sientas joven y con energía lo que hará que suba tu creatividad y  tus ganas de volver a la vida normal.

Ayuda a reducir el estrés.

Las vacaciones con tu familia ayudan a reducir el estrés y si no lo crees hasta los médicos lo aconsejan cuando alguien tiene algún problema de salud causado solo por estrés.

Mejorar el rendimiento en el trabajo.

Te ayuda a sentirte mejor y tener más rendimiento porque precisamente estás más relajado, con menos estrés. En pocas palabras es para recargar las baterías.

Si todavía no te tomaste vacaciones, empezá a entrar en clima para llegar bien relajado a tu momento de descanso. Probá con Serenil y Valeriana, dos sedantes naturales que facilitan la adquisición del sueño sin provocar hábito ni somnolencia al despertar.

 

Fuente: vix.com