Operación verano: ¡ojo con las dietas extremas!

Los cambios bruscos de peso pueden tener graves consecuencias en tu salud. Decile no a la operación bikini y comenzá el cambio paso a paso. Conocé cuáles son los riesgos de intentar resultados instantáneos.

Son muchas las razones por las que las dietas extremas no son recomendadas y se consideran hasta peligrosas por los especialistas. No hay dieta milagrosa que logre hacer un cambio en tu cuerpo, de manera casi instantánea, sin afectar  la salud del organismo. Querer estar bien para el verano es entendible, pero hacerlo de manera drástica no es bueno en absoluto, sino que conlleva  un esfuerzo progresivo.

Provocan:

- Deficiencia nutricional. Es casi imposible obtener todos los nutrientes necesarios, con la limitación de alimentos, lo que afecta directamente la función óptima del cuerpo.

- Afección al metabolismo. El cuerpo normalmente requiere de energía calórica para funcionar y,  al hacer una dieta hipocalórica, el organismo se conmociona y el metabolismo, lógicamente, se desploma, desvariando su funcionamiento y afectando su eficiente ritmo.

- Lastiman al cuerpo. Bajar de peso tan rápidamente propicia el efecto rebote: trata de recuperar lo perdido, agravando así la condición del sistema cardiovascular.

Progresivo es igual a efectivo

Buscando lo inmediato sólo se logrará empeorar las cosas, lo que es necesario requiere una planificación a largo plazo y no esperar resultados “milagrosos” porque no los habrá. Efectivamente, habrá que hacer cambios en el estilo de vida, formular un plan gradual con hábitos fáciles de sostener a largo plazo, aumentar el consumo de agua y verduras, comenzar a ejercitarse regularmente. Una vez que el plan se pone en marcha, es más fácil incorporarlo a la rutina y proyectarlo. Los resultados no serán inmediatos pero ¡sí serán reales y saludables!

Consecuencias de las dietas extremas

  1. Atracón: una dieta poco saludable puede resultar en sentimientos de privación. Si se cortan las calorías en exceso y se come muy poca comida, no se le está ofreciendo al cuerpo lo que necesita para nutrirse, la consecuencia es a menudo una necesidad de compensar todo lo perdido. Los atracones de comida a veces son el resultado de haber pasado demasiado tiempo sin la nutrición y calorías necesarias y tienen consecuencias nefastas ya que no sólo se estarían produciendo reservas grasas para el cuerpo.
  2. Pérdida de masa muscular: prácticas de dietas que no incorporan suficientes proteínas pueden conducir a la pérdida de masa muscular. El cuerpo necesita proteínas para construir, reparar tejidos y llevar a cabo un gran número de procesos. Cuando no se consume suficiente proteína en la dieta, el cuerpo, va a consumir su propia masa muscular en detrimento de la tonicidad de los músculos.
  3. Fatiga y náuseas: algunas prácticas implican la reducción de calorías en extremo. El ayuno de jugos o batidos en el que se pasa días sin consumir sólidos, a menudo, causan efectos secundarios no deseados como fatiga, náuseas, mareos y dolores de cabeza.
  4. Aumento de peso eventual: el reto con las dietas poco saludables es que normalmente no se pueden sostener en el largo plazo. Se puede ser capaz de sobrevivir con una base a corto plazo de una dieta extremadamente baja en calorías, pero con el tiempo habrá que volver a comer las comidas regulares. Es mucho más saludable y tendrá mejores resultados en el largo plazo el ajustar la dieta poco a poco combinada con el ejercicio diario. Cuando tu cuerpo tiene energía, puede ser más activo y, hacer ejercicio desarrollará los músculos, lo que ayuda a quemar más calorías.
  5. Desafío para la Salud Mental: mal humor, irritabilidad, susceptibilidad, son condiciones que aparecen con el hambre. No ingerir suficientes calorías, no tener energía suficiente para llevar a cabo las tareas diarias, mareos y náuseas, todos, pueden combinarse para empujar a algunas personas a sentimientos de profunda tristeza o depresión.

La mejor manera de evitar las consecuencias de estas dietas  es el de establecer patrones de alimentación saludable. Hacer esto gradualmente. Identificar lo que es necesario cambiar y trabajar en cada componente a la vez. Reducir las calorías en forma gradual y hacer más ejercicio.

No existen soluciones mágicas, pero una buena dieta y ejercicio sí dan resultados. Para acompañar el proceso y evitar estas carencias de las dietas extremas, los suplementos resultan una buena opción. Nuestra LÍNEA DE ADELGAZANTES, es un buen complemento que puede combinadarse con CENTELLA ASIÁTICA CON VITAMINA E para lograr resultados efectivos en un tiempo prudente.

Comenzá por un cambio saludable, no sólo para esta temporada sino para toda la vida.

Fuente: alimentos-saludables.com; comoperderkilosrapidamente.com