Pieles sensibles: ¿cómo cuidarlas?

Las pieles sensibles aparecen con frecuencia en zonas de clima agresivo donde hay extrema sequedad o viento y, en personas, que usan muchos productos a la vez. En este artículo daremos a conocer trucos naturales para que tu piel luzca cada vez más sana.

Los cosméticos y cremas que utilizamos habitualmente pueden estar compuestos de sustancias que provocan reacciones en las pieles más sensibles. Entre estas sustancias encontramos ácidos, elementos conservantes, perfumes y abrasivos que son perjudiciales para este tipo de pieles.

Además, otros factores, como el tiempo de exposición frente al sol y la humedad pueden generar una fuente potencial de alérgenos. Si bien existen cremas hipoalergénicas que son recomendadas a diario para tratar este tipo de problema, un producto casero y natural puede traer también beneficios.

Consejos saludables:

La piel es uno de los órganos de nuestro cuerpo por el cual se eliminan toxinas, esto significa que si nuestra piel es sensible, probablemente nuestros órganos internos también lo sean. Una buena forma de fortalecerlos es bebiendo jugos naturales a lo largo de la mañana, especialmente de manzana, apio y zanahoria, además de cenas ligeras basadas en caldos, sopas y cremas de verduras. También es fundamental consumir vitaminas (principalmente la vitamina C) y proteínas fácilmente asimilables provenientes de las legumbres, semillas, frutos secos y germinados.

Es importante, a la hora de bañarse, evitar hacerlo con agua muy caliente, ya que resulta contraproducente para la piel. Cuanto más fría esté el agua de la ducha, mejor será el riego sanguíneo en las capas más externas de nuestro organismo, y en consecuencia, más tonificada se verá nuestra piel.
Una exposición prolongada frente al sol puede ser dañina, pero si tomamos los recaudos necesarios también puede ser muy beneficiosa. Entre los principales cuidados, la elección de los horarios apropiados es fundamental. Se aconseja evitar las horas de máxima radiación solar, que van desde el mediodía hasta las 16 hs. y utilizar protector solar de acuerdo al tipo de piel y frecuencia de exposición. Por último, si es posible, es aconsejable complementar con una ducha de agua fría y una hidratación con un gel a base de áloe vera.

También es útil el uso de productos a base de carotenos que actúan como aceleradores y facilitan el bronceado, lo cual contribuye a disminuir el tiempo de exposición al sol. Visitá nuestros productos que facilitan el bronceado.
Finalmente, el uso de arcilla rosa, que puede ser combinada con jugo de pepino o yogur, nos ayudará a tratar nuestra piel de forma más delicada. Además, una forma sencilla de descongestionar la piel es a partir de productos a base de agua termal, manzanilla, caléndula o romero, sobre todo si se los usa fríos, recién sacados de la heladera.

Fuentes:
http://www.revistabuenasalud.cl/
http://mejorconsalud.com/