Qué es y cómo recuperar el Colágeno natural de la piel

A partir de determinada edad el cuerpo pierde su capacidad de producir esta sustancia  que mantiene la tonicidad de la piel, y se hace necesario incorporarlo de manera externa.

Si tenés más de 35 años es probable que notes que tu piel tiene menos elasticidad, firmeza y están apareciendo las primeras arrugas. La responsabilidad de que todo estuviera en su lugar hasta ahora es del colágeno, que empieza a perderse a partir de los 25 años y sus efectos son más evidentes después de los 35.

El colágeno es una proteína segregada por las células del tejido conjuntivo llamadas fibroblastos. Constituye alrededor del 30% de la masa proteica total del organismo, y el 80% del tejido conectivo total.

La salud de la piel está directamente ligada al colágeno, porque éste se encarga de proteger las estructuras del cuerpo y formar una barrera ante las toxinas y agentes externos dañinos. Es el mayor componente del pelo y las uñas y también de los ligamentos y los tejidos conectivos. Más concretamente, es el responsable de la firmeza de la piel ya que compone la mayor parte de la dermis. Por eso al disminuir el colágeno, las estructuras epiteliales se vuelven más débiles, la piel se torna más fina, el pelo es menos fuerte, aparecen las arrugas y la flacidez. También los tendones y los ligamentos son menos elásticos y las articulaciones pierden flexibilidad.

Factores que aceleran la pérdida de colágeno

  • La exposición al sol.
  • Fumar.
  • Los agentes contaminantes.
  • Algunos tóxicos.

Además el estrés y el ejercicio físico exagerado aumentan la producción de los radicales libres que destruyen el colágeno existente. Y la falta de producción hormonal que se presenta durante la menopausia y el envejecimiento disminuyen también su producción.

¿Cómo podemos recuperarlo?

No obstante, podemos recuperar el colágeno perdido gracias a algunos alimentos que son ricos en esta proteína y otros que ayudan a crearla.

  1. Carnes

Las carnes constituyen un elemento nutricional importante en la dieta, por su alto aporte de colágeno, destacándose las carnes de: vaca, pollo, cabra, buey, venado, cerdo (sobre todo las patas).

  1. Pescado

Aunque el pescado tiene menos concentración de este nutriente en comparación con la carne, posee gran cantidad de proteínas.

3. Gelatina

La gelatina está compuesta en un 90% por los derivados de la proteína del colágeno. Además es baja en calorías.

  1. Frutas y verduras de color rojo

Las frutas rojas como manzanas, fresas, cerezas, la remolacha, pimientos rojos, etc., contienen licopeno, una sustancia que, además de ser un antioxidante, ayuda a la producción de colágeno.

  1. Frutas ricas en vitamina C

La vitamina C es fundamental para la producción de colágeno. La encontramos en la naranja, limón, kiwi, pomelo, mango, piña y algunas otras. Además contienen antioxidantes que reducen la formación de arrugas.

  1. Verduras

Verduras como el coliflor, el repollo, las berenjenas, el repollo, la lechuga escarola y las espinacas, son excelentes para la producción del colágeno.

  1. Alimentos ricos en azufre

Los alimentos como el apio, las aceitunas verdes y negras, el ajo, el pepino, las bananas, la cebolla o el tofu tienen un alto contenido de azufre, lo que estimula la producción de colágeno.

  1. Alimentos ricos en cobre

El cobre ayuda en la formación del colágeno en el cuerpo, por lo que resulta beneficioso aumentar el consumo de alimentos ricos en cobre, como vísceras, hígado, mariscos, ostras, verduras de hojas verdes, nueces y legumbres.

Otros alimentos que debés incluir en tu dieta son la leche de soja, el queso, el té, los frutos secos.  También, el Omega 3 que se encuentra en el salmón y en el atún, protege la membrana adiposa alrededor de las células de la piel. Como consecuencia, reduce la inflamación y proporciona elasticidad y firmeza.

Probá también incorporarlo con suplementos naturales, como nuestra Línea Geneo: no sólo te ayuda a mantener y recuperar colágeno, colabora con la pigmentación y contribuye en la protección de la piel al sol.

Todos estos productos indicados son naturales y fáciles de conseguir. Combinalos en una dieta a tu gusto, que sea sana y equilibrada, y vas a notar los beneficios, no solo en tu piel.

 

Fuente: mejorconsalud.com