¿Querés asegurarte tener un buen día? Tomá nota

Desde la cena hasta la ducha influyen en la sensación de bienestar que puede hacer que tu día mejore radicalmente. Seguí estos consejos y ¡empezá ya!

  1. Empezá con la cena

Si crees que para tener un buen día sólo basta con empezar en la mañana ¡error! Lo principal es dormir plácidamente entre 7 y 8 horas (los niños no menos de 9). Para conseguirlo tené una cena ligera que tu organismo pueda procesar fácilmente y que la cantidad sea lo mínimo indispensable, nada de atracones por la noche. Un sandwich, una ensalada, fruta o yogur son algunas opciones saludables. Pero cuidado, no es bueno suprimirla por completo.

La hora de la cena es también importante. No debés acostarte sin antes digerir la cena, por eso te recomendamos que lo hagas al menos dos horas antes de ir a la cama para dejar que el organismo haga digestión y evitar la pesadez durante el sueño.

  1. Establecé una rutina

Para que tu cuerpo descanse de verdad es importante establecer una rutina, un horario lo más fijo posible para dormir y despertar. Aunque suene aburrido, hay que ser rutinario, no cambiar horarios. Dormirse a la misma hora y levantarse siempre igual ayuda al cuerpo a acostumbrarse a estar ciertas horas en reposo. Y cuando por alguna razón, no se durmieron todas las horas necesarias y de costumbre, hay que recuperarlas con una siesta.

  1. Despertá con música

Aunque no está comprobado que el sonido que se use para despertar tenga efecto en el rendimiento, es más agradable y suave hacerlo con música. Sin embargo, si descansaste bien, la alarma no debiera ser necesaria ya que tu propio cuerpo, biológicamente, sabrá que es hora. Y no dudes en poner pausa a la alarma, no más de tres veces, esto es importante porque ayuda a que tu cuerpo y mente comiencen a despejarse de a poco.

  1. Como gato

Para empezar bien el día no hay nada mejor que estirarse. Sí, tal como lo haría un gato que acaba de despertar, es la única forma en la que tus músculos se activan y se relajan.

Al dormir el cuerpo pasa mucho tiempo inactivo, y tal como el precalentamiento antes de ejercitarse, es muy bueno el estiramiento que además debiera repetirse en cualquier momento del día, especialmente después de estar mucho tiempo sentado, para relajar los músculos.

  1. No saltes de la cama, literalmente

No tomes por sorpresa a tu cuerpo, la mejor recomendación es despertar y permanecer unos minutos más acostado, después sentarse en la cama y usar ese tiempo en pensar y analizar lo que se hará en el día, sin preocuparse, más bien, de forma positiva.

Finalmente, en no más de 10 minutos… para arriba y ¡a empezar! El retraso de la alarma puede ayudarte con esto.

  1. Desayuno y ¡merienda!

Jamás, jamás, empieces tus actividades sin desayunar. Es lo más importante que hay que hacer, así se cargan todas las pilas necesarias. Si podés tener un desayuno completo que incluya proteínas, cereales y frutas, excelente.

No te excedas en el consumo de café, al final del día, toda la cafeína consumida puede ser un estimulante para que no duermas.

  1. No salgas con prisa

Salir corriendo de casa por tener el tiempo en contra no es lo mejor que podés hacer. Ir contra reloj lo único que te hace es estresarte por algo que se puede controlar a la perfección. Si te proponés establecer un horario de salida tus ganancias son muchas, porque hasta tu humor no se alterará con el tráfico y las prisas.

  1. Movete por 10 minutos

Aunque lo ideal por las mañanas es tener una completa rutina de ejercicios para mantenerte saludable, mover tu cuerpo por unos 10 minutos también ayuda. Caminar o utilizar algún aparato en casa es bueno para activar el cuerpo, llenarlo de energía, mantenerte sano y en forma.

  1. Un buen baño

Ya que estás fuera de la cama lo ideal es tomar un buen baño y mantenerte en la ducha entre 10 y 15 minutos, para despabilar, despertar y encender las pilas. Y si podés aguantarlo, al final cerrá el agua caliente y dejá por unos segundos que te pase por el cuerpo el agua fría.

  1. Hacé actividades que te den placer y satisfacción

Es importante desarrollar la creatividad y realizar actividades que te den placer y bienestar. Por eso probá con algo que te guste mucho, en algún momento del día, eso sumará para que te sientas a gusto todos los días.

 

Fuente: bienestarsinfin.com